¿Qué es la gingivitis y la periodontitis?

En nuestra rutina diaria, rara vez nos preocupamos por nuestra salud bucal más allá de cepillarnos los dientes después de cada comida. Y hasta podríamos pensar que esto es más que suficiente para mantener una boca saludable. Sin embargo, los padecimientos bucodentales son mucho más comunes de lo que podríamos pensar y más graves de lo que creeríamos.

Pero, ¿Sería posible que tuviéramos una enfermedad bucodental y no saberlo?

En este artículo hablaremos un poco sobre dos enfermedades que por lo común pasan desapercibidas en la población general: la gingivitis y la periodontitis. Dos enfermedades muy relacionadas entre sí y que pueden traer consecuencias potencialmente desastrosas para nuestras bocas, e incluso nuestros cuerpos, si se ignoran por mucho tiempo: la gingivitis y la periodontitis, pero ¿Qué son exactamente estos padecimientos?

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad caracterizada por la inflamación e infección de las encías a causa de la acumulación de la placa bacteriana en los espacios entre los dientes y las encías. Los síntomas pueden ser tan comunes que podríamos pasarlos por alto, algunos de ellos son:

  • Inflamación e irritación de las encías, esto por no retirar adecuadamente la placa bacteriana
  • “Retraimiento” de las encías: es decir, se encogen, lo que le da una apariencia alargada y desaliñada a los dientes
  • Sangrados ocasionales, especialmente a la hora del cepillado.
  • Mal aliento

Por sí sola, la gingivitis no es un gran peligro. Suele ser una molestia en sus etapas tempranas, pero tampoco representa una gran amenaza para la salud bucodental y es posible tratarla de manera sencilla. El problema se deriva cuando, por orgullo, pereza o vergüenza, se ignoran los síntomas de la gingivitis y esta no se trata debidamente, la cual permite a la infección crecer y desarrollarse en una periodontitis.

¿Qué caracteriza a la periodontitis?

La periodontitis es, básicamente, un estado muy avanzado de gingivitis. Si la infección no es tratada se puede expandir de las encías hasta los huesos y tejidos de soporte de los dientes. Esto podría provocar la caída de los dientes y otros daños reversibles tan solo con cirugías periodontales.

Los síntomas a tener en cuenta, son:

  • Encías enrojecidas o púrpuras, debido a la extrema inflamación
  • Sensibilidad de las encías al tacto
  • Sangrados esporádicos y abundantes
  • Mal aliento
  • Dientes flojos, o caída irreparable de los dientes

Entonces, se podría decir que ambas enfermedades presentan los mismos síntomas, solo que en el caso de la periodontitis se dan con mayor intensidad y pueden tener repercusiones permanentes en la boca de la persona. Sin embargo, como se mencionó antes, puede que esas repercusiones de las que hablábamos no se limiten únicamente a la boca, sino que también tengan efectos negativos en el resto del cuerpo. Por ejemplo, varios estudios han ligado a la periodontitis con enfermedades cardiovasculares. No obstante, cabe aclarar que dichos estudios no son definitivos, pero la balanza parece inclinarse en que sí hay una relación.

Resulta necesario tener en claro qué factores son los que pueden favorecer al desarrollo de una gingivitis y, eventualmente, de una periodontitis. La mala o nula higiene bucal es tal vez la mayor causa, pero no es la única. También se ha comprobado que la mala alimentación, el uso y abuso de cualquier forma de tabaco y hasta el estrés pueden propiciar a que la gingivitis aparezca. Lo cual, si bien es preocupante, también deja ver que es sumamente sencillo de prevenir.

¿Cómo podemos prevenir estas enfermedades?

Afortunadamente, prevenir una gingivitis (y una eventual periodontitis) es muy sencillo y lo mejor de todo es que son hábitos que podemos incorporar a nuestro diario vivir. Por ejemplo, una alimentación saludable puede influir de buena manera en el bienestar de nuestras bocas. A continuación, dejamos unas cuantas recomendaciones más para prevenir las enfermedades bucodentales

  • Disminuir o evitar por completo el consumo del tabaco
  • Aprender a controlar el estrés (buscar técnicas de relajamiento que puedan aplicarse en cualquier momento, como ejercicios de respiración)
  • Una correcta higiene dental: cepillado diario, uso de hilo dental y enjuagues bucales ayudan a mantener controlados los depósitos de placa
  • Y por supuesto, citas regulares con nuestros especialistas de odontored-csg

Recalcamos la importancia de este último punto, ya que la manera más efectiva para tratar una enfermedad dental es tomar las medidas necesarias para que no desarrolle. Nuestros profesionales están más que capacitados para darnos todas las herramientas que necesitamos para combatir cualquier tipo de enfermedad bucodental. Así que, mejor dejemos la vergüenza y la pereza a un lado y agendemos una cita con nuestro dentista lo antes posible. A la larga, será mucho más barato para nuestro bolsillo y para nuestra salud.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.

Show Buttons
Hide Buttons