Evitá el bruxismo con la tóxina botulínica

La toxina botulínica impide la contracción muscular, paralizando y debilitando los músculos relacionados con el malestar de la persona. En el caso del bruxismo (hábito involuntario de apretar las estructuras dentales), el problema está en los masticatorios.

En el caso de la migraña, la toxina se inyecta en músculos pericraneales como el temporal, el frontal y el occipital entre otros, y en músculos cervicales como el trapecio y el splenius capitis. Los efectos comienzan a desaparecer entre los  4 a 6 meses.

$440

En efectivo
Cotice aquí
Teléfono
Show Buttons
Hide Buttons